domingo, 29 de noviembre de 2009

La Percepción del Mundo que nos rodea

Sobre el tema de la consciencia y las corazonadas, propongo la siguiente reflexión.

Consideremos: A) Un ser humano adulto e instruido. B) Una hormiga.

Ambos adquieren información de la misma fuente: el mundo que nos rodea.
Lo que varía de uno a otro no es el mundo propiamente dicho sino:
* Los sentidos, que nos permiten percibirlo en diversas formas (vista, oído, tacto, etc)
* Los instintos, que nos permiten reaccionar rápidamente a ese entornio.
* La mente, que nos permite procesar más lentamente y a más largo plazo la información, pudiendo tomar decisiones más elaboradas.

¿Podéis imaginar la diferencia entre la imagen del mundo que tiene el humano y la imagen del mundo que tiene la hormiga? ¿Cuál creéis que es más “real” y acorde al mundo tal y como es?

Ahora que os habéis imaginado la situación, imaginad un ser C) (hipotético) que sea, en comparación con el humano, lo mismo que es el humano en comparación con la hormiga, es decir vastamente superior a nosotros en percepción, instintos y mente.

¿Cuál creéis ahora que es la imagen más “real” del mundo, la del humano o la de ese ser hipotético?

Finalmente, a lo que voy: tras el anterior análisis, a pesar de todos los adelantos científicos, ¿por qué pensáis que sabemos realmente cómo es el mundo que nos rodea?

Peor aún, igual que las hormigas por mucho que se esfuercen probablemente nunca tendrán la misma imagen del mundo que nosotros, posiblemente tampoco nosotros lleguemos nunca a tener la imagen real de lo que nos rodea.
Pero todo eso no importa tanto, ya que tenemos una herramienta humilde y poderosa, adaptada perfectamente a nuestros instintos, sentidos y mente, tras millones de años de evolución: las corazonadas o intuición.

A menudo difícil de usar eficazmente por su peligrosa cercanía a los sentimientos y creencias irracionales, si somos capaces de unir mente consciente e intuición en un tándem en lugar de enfrentarlos como enemigos, tenemos una herramienta de incalculable valor.

Saludos. Monarkan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario