domingo, 29 de noviembre de 2009

La Percepción del Mundo que nos rodea

Sobre el tema de la consciencia y las corazonadas, propongo la siguiente reflexión.

Consideremos: A) Un ser humano adulto e instruido. B) Una hormiga.

Ambos adquieren información de la misma fuente: el mundo que nos rodea.
Lo que varía de uno a otro no es el mundo propiamente dicho sino:
* Los sentidos, que nos permiten percibirlo en diversas formas (vista, oído, tacto, etc)
* Los instintos, que nos permiten reaccionar rápidamente a ese entornio.
* La mente, que nos permite procesar más lentamente y a más largo plazo la información, pudiendo tomar decisiones más elaboradas.

¿Podéis imaginar la diferencia entre la imagen del mundo que tiene el humano y la imagen del mundo que tiene la hormiga? ¿Cuál creéis que es más “real” y acorde al mundo tal y como es?

Ahora que os habéis imaginado la situación, imaginad un ser C) (hipotético) que sea, en comparación con el humano, lo mismo que es el humano en comparación con la hormiga, es decir vastamente superior a nosotros en percepción, instintos y mente.

¿Cuál creéis ahora que es la imagen más “real” del mundo, la del humano o la de ese ser hipotético?

Finalmente, a lo que voy: tras el anterior análisis, a pesar de todos los adelantos científicos, ¿por qué pensáis que sabemos realmente cómo es el mundo que nos rodea?

Peor aún, igual que las hormigas por mucho que se esfuercen probablemente nunca tendrán la misma imagen del mundo que nosotros, posiblemente tampoco nosotros lleguemos nunca a tener la imagen real de lo que nos rodea.
Pero todo eso no importa tanto, ya que tenemos una herramienta humilde y poderosa, adaptada perfectamente a nuestros instintos, sentidos y mente, tras millones de años de evolución: las corazonadas o intuición.

A menudo difícil de usar eficazmente por su peligrosa cercanía a los sentimientos y creencias irracionales, si somos capaces de unir mente consciente e intuición en un tándem en lugar de enfrentarlos como enemigos, tenemos una herramienta de incalculable valor.

Saludos. Monarkan.

domingo, 8 de noviembre de 2009

El Negocio de hacer de Pago lo que era Gratuito

El negocio más grande que existe es convertir algo que era gratuito y estaba libremente accesible en la naturaleza, en un bien de consumo previo pago de su importe.

Por ejemplo: pagar por el agua embotellada, al ser de muy mala calidad el agua del grifo y mejor no hablar del agua de los ríos e incluso de muchos pozos.

Ese negocio ya hace mucho tiempo que llegó a las farmacéuticas. El asunto es simple: si te pones enfermo, toma medicamentos, antibióticos, antivirales, etc. Si no quieres ponerte enfermo, ponte una vacuna.

Ese argumento puede ser válido hasta cierto punto. No podemos negar las ventajas que nos han traído los medicamentos, eso es indudable. Pero el negocio y el problema es la dependencia de los mismos que se está generando.

Los antibióticos y antivirales, al ser de diseño fijo una vez embotellados, no pueden adaptarse a las nuevas cepas que se van creando en el mundo, por lo que necesitamos que las farmacéuticas cambien su formulación constantemente, creando una dependencia considerable de las mismas.

Lo curioso del tema es que en realidad, nosotros tenemos un sistema inmunológico "de fábrica", resultado de millones de años de evolución y que se adapta constantemente a los cambios de los agentes patógenos. Aunque no es perfecto y por ello enfermamos de vez en cuando, funciona mucho mejor de lo que creemos.

Quizás la solución real a la gripe, cáncer y muchas otras enfermedades no está en sustituir el sistema inmune por vacunas y medicamentos, sino en buscar la forma de reforzar y potenciar nuestro propio sistema inmunológico para que se defienda él solito.

Claro que esto no es precisamente del agrado de la industria farmacéutica, para quienes el sistema inmunológico es prácticamente un estorbo que sería mejor eliminar si fuera posible.

Saludos. Monarkan.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Los Límites de la Ciencia

Aunque estoy 100% a favor del método científico, ya que es el único sistema conocido que permite buscar la difícil verdad entre la ciénaga de creencias, medias verdades y engaños clamorosos, hay que reconocer que la Ciencia tiene límites, por poco que nos guste pensarlo.

Veamos: para avanzar, necesitamos teorías que se comprueban con la evidencia de las pruebas científicas. Sin embargo, nos estamos acercando a los límites de las pruebas propiamente dichas.

Sobre la teoría de la Relatividad. ¿Por qué se sigue llamando “teoría” en lugar de “ley de la Relatividad”? En realidad, pese a los pocos y mal realizados experimentos y observaciones que sirven de temblorosa base para “demostrar” dicha teoría, estamos muy lejos de acercarnos lo suficiente a la velocidad de la luz para poder demostrarlo.

Es cierto que en los aceleradores, se lanzan partículas subatómicas a casi la velocidad de la luz, produciéndose fenómenos “compatibles” con la teoría de Einstein, pero sin embargo el grueso de su teoría sigue sin haberse verificado a ciencia cierta.

Lo mismo ocurre con los objetos muy pequeños o muy lejanos, donde las únicas pruebas que tenemos son extremadamente indirectas. Sólamente el análisis de los datos indirectos requiere “suponer” gran cantidad de cosas para llegar a conclusiones. Es decir, se necesitan teorías para interpretar los resultados experimentales y eso nos lleva a la “pescadilla que se muerde la cola” en la Ciencia: una teoría se basa en otra teoría igualmente sin el fundamento suficiente.

Por ello, cada vez más la Ciencia se está convirtiendo en una cuestión de Fé, lo cual me parece muy preocupante ya que en lugar de admitir sus límites, se empeñan en posturas de inmovilismo y exclusión de otras perspectivas (igualmente indemostrables, por supuesto).

Por ello, considero plausible que la Teoría de la Relatividad esté equivocada, aunque no puedo demostrarlo por falta de pruebas, pero siento una corazonada acerca de ello.


Saludos. Monarkan.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Teresa Forcades y las Teorías de Conspiración

Como muchos sabréis, hace poco una monja llamada Teresa Forcades, licenciada en Medicina, ha publicado un interesante vídeo sobre la Gripe A:

http://www.vimeo.com/6790193


Recientemente, un artículo del periódico El País ha tradado de desacreditarla, intentando tachar sus teorías de "Teorías de Conspiración":

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Desmontando/monja-bulo/elpepusoc/20091101elpepisoc_1/Tes


 Bien, todo esto no es muy nuevo. Siempre hemos tenido dos versiones de la "realidad" (normalmente opuestas): la versión oficial de los medios de comunicación y las teorías de conspiración.

Normalmente la gran mayoría de la gente acepta la versión oficial, con las pequeñas excepciones que nos "permiten" como criticar al PP o al PSOE, etc.

Una minoría (cada vez mayor), que por diversos motivos desconfía de la versión oficial, va encontrando en Internet información muy distinta e incluso opuesta, que en resumen dice que la versión oficial es falsa y que todos somos víctimas de un gigantesco engaño (en muchos aspectos diferentes) por parte de corporaciones y gobiernos. A esto se le llama "Teorías de Conspiración".

Todo esto no es nuevo y muchos lo sabéis. Sin embargo, creo que hay que decir algo nuevo al respecto de las Teorías de Conspiración:

¡Son tan falsas como las versiones oficiales!

Me explico: creo que los gobiernos saben perfectamente que no sirve de nada ocultar la información y censurar. Ha habido muchos casos en la historia donde la gente se ha reunido en la clandestinidad ante la dictadura, promoviendo movimientos revolucionarios.

Por eso, hay algo que los teóricos de conspiración no acaban de ver: se les permite actuar y se permite Internet porque les interesa a los gobiernos que sea así.

¿Cuál creo que está siendo la forma de proceder de los gobiernos en estos momentos, usando las teorías de conspiración como una herramienta más igual que las versiones oficiales?

Fácil, si juntamos todas las piezas, obtienen los siguientes beneficios:
* La gente que habla en Internet sobre dichas teorías "pierden la fuerza por la boca" y se desahogan, reduciendo la probabilidad de revueltas sociales reales.
* La gente que cree en una teoría de conspiración pasa fácilmente a creer en otras. Por ello, creo que los gobiernos se inventan teorías de conspiración falsas y exageradas. Con ello logran que muchos teóricos se las traguen, pudiendo fácilmente ponerlos en ridículo y desacreditarlos ante la opinión pública como "conspiparanoicos".
* Los gobiernos pueden saber cuántos teóricos de conspiración hay, ya que mucha charla conspiratoria se produce públicamente en Internet, e incluso podrían llegar a saber quiénes son. Es perfecto para ellos poder identificar potenciales líderes revolucionarlos.

Por ello, recomiendo a todo el mundo tener en cuenta lo siguiente:
* Lo opuesto a una mentira no tiene por qué ser la verdad, puede ser otra mentira de carácter opuesto. Por ejemplo: versión oficial "La Tierra tiene forma de pera", versión teórico-conspiratoria: "No es cierto que la Tierra tenga forma de pera como dice el Gobierno, realmente tiene forma de plátano y además es hueca!"
* En cualquier versión "oficial" siempre hay una parte de verdad, aunque sea pequeña.
* En cualquier teoría conspiratoria siempre hay una parte de verdad, aunque sea pequeña.
* La mayor parte de ambas, es falsa o está gravemente tergiversada.
* No existen pruebas y datos objetivos prácticamente acerca de nada. Ni la Historia ni la Ciencia son 100% fiables. Por ello, a la hora de escoger las fuentes de información, increíblemente llegamos a una cuestión de fé!!. ¿Nos creemos lo que dice Fulano o lo que dice Mengano? Sí, pero Mengano tiene pruebas. ¿De dónde han salido dichas pruebas, de un organismo oficial del que pensamos que nos engaña? Al final la calidad de las pruebas suele tener un 30% de objetividad y un 70% de subjetividad, incluso las científicas.
* Por todo lo anterior: observa tu entorno, habla con la gente, infórmate con casos de primera mano que te rodean, no a través de medios de comunicación. Con esos datos reales, contrasta la versión oficial y las teorías y saca tus propias conclusiones.
* Usa la poderosa herramienta que tenemos llamada razonamiento.
* Usa la aún más poderosa herramienta que tenemos llamada intuición. Aunque es más difícil de usar y parece menos de fiar, funciona mucho mejor de lo que creemos.

Sobre lo de Teresa Forcades, creo que tiene razón en muchas cosas que dice, pero se ha dejado influir por otras teorías de conspiración que ha comprobado menos y ello ha dado pié a mucha gente para desacreditarla. Mi opinión personal al respecto es que todo el mundo debería ver su vídeo e informarse todo lo posible antes de decidir ponerse la vacuna.

Por descontado, si el Gobierno nos obliga a ponernos la vacuna, me opondré con todos los medios a mi alcance. Tenemos el derecho a defender nuestra vida, integridad física y dignidad ante cualquiera, incluído el Estado.

Saludos a todos.

Monarkan.